Menos es más : Minimalismo en retail

26 de septiembre de 2017

Basada en las ideas del prestigioso arquitecto alemán Mies Van Der Rohe, la decoración minimalista surgía en Nueva York a finales de los años 60. La tendencia decorativa que cada vez cobra mayor protagonismo en el diseño de interiores de tiendas se basa en el disfrute de la pureza de las formas geométricas, de la simplicidad de los elementos que nos rodean, en definitiva, tiende a reducir todo a lo esencial y eliminar los ornamentos. Por ello aboga por la armonía de las líneas puras y simples, espacios despejados, y los colores neutros.

 

Históricamente, el minimalismo se ha relacionado con las boutiques de lujo, al apostar por la elegancia que brinda su sobriedad. Sin embargo, la tendencia se ha extendido a otros sectores y modelos de negocio, y hoy en día podemos encontrarnos con estos diseños en marcas como Apple, Comme des Garçons, COS, Aesop o Zara.

 

Si tu marca busca hacer protagonista al producto enmarcándolo en un diseño sencillo y funcional, esta tendencia puede ser lo que estás buscando. Pero ¿cuáles son sus fundamentos?



01. Purismo estructural y funcional


La utilización de los materiales en su estado más puro es una característica del minimalismo. Texturas rugosas o lisas, sin talla o con un extremo pulido; cualquier forma es válida siempre que se pueda apreciar la naturaleza del material en todo su esplendor. Los materiales más utilizados en estos diseños suelen ser la piedra, la madera, el cemento, el vidrio y el acero. Las tiendas que recurren a estos materiales se convierten en verdaderos espacios arquitectónicos.


02. Abstracción


La intención del minimalismo, es generar sentido a partir de lo mínimo, por tanto, el término lleva inherente la reducción de la estructura a los elementos estrictamente necesarios, por lo que un buen trabajo de síntesis y reducción de los mismos es primordial. Esto requiere simplificar los elementos utilizados, apelando a un lenguaje sencillo, colores puros, fondos monocromáticos y líneas simples.


03. Orden y sencillez


Las tiendas que recurren a diseños minimalistas parecen más amplias y organizadas, facilitando una rápida visualización de los productos expuestos. El diseño y la cantidad de muebles suele ser de los aspectos más importantes a tener en cuenta; conseguir la menor cantidad posible de muebles es norma estricta, ya que precisamente la belleza y simplicidad de la decoración minimalista reside en la desnudez de los espacios. Los muebles estrictamente necesarios se caracterizarán por poseer estructuras simples con líneas rectas, manteniendo un estilo sobrio y limpio. Tiendas emblemáticas como las de Apple o Lanvin son ejemplos de estas líneas ordenadas y estos diseños sencillos.

04. Juegos de iluminación

 

En el minimalismo la iluminación es fundamental y se pretende potenciar su funcionalidad y su diseño, fundiéndose en paredes y techos consiguiendo la mínima expresión. La propia luz adquiere protagonismo frente a la pieza que la emite, que queda en un segundo plano. De nuevo se busca la ausencia de detalles y adornos en las luminarias, buscando integrarlas lo máximo posibles en techos y paredes. La iluminación en líneas rectas o formas geométricas son opciones muy interesantes en el minimalismo. La iluminación indirecta donde la fuente de luz queda oculta y la luz se dispersa es un recurso muy interesante para potenciar la elegancia y proporcionar un ambiente agradable.